- Economía, Ganadería, Politíca

El MGAP inició acciones legales para retirar del Correo el servicio de distribución de caravanas del SNIG

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) resolvió iniciar las acciones legales  destinadas a rescindir el contrato que tiene con el Correo para la distribución de caravanas de identificación del Sistema Nacional de Información Ganadera (SNIG), como consecuencia de las medidas del gremio de los postales que han impedido a los productores obtener acceso a nuevas caravanas.

En las últimas semanas los funcionarios del Correo Uruguayo realizaron medidas de paros a raíz de varios reclamos, en especial solicitando el ingreso de más cantidad de personal.

Las medidas del gremio del organismo obligó al MGAP  arbitrar un correo electrónico para que los productores soliciten las caravanas que están obligados a colocar en el ganado para asegurar su trazabilidad, otorgando la posibilidad de que estas sean retiradas en las oficinas del MGAP en todo el país y no como hasta antes del conflicto, cuando esta operativa de verificaba a través  del servicio postal estatal.

“Ante el incumplimiento de las obligaciones asumidas en el acuerdo comercial MGAP- Correo de fecha 23/12/2016 y sus prórrogas visto el perjuicio causado el sistema de trazabilidad nacional y al status sanitario del país notifico a ustedes la voluntad de rescindir los servicios conforme a lo dispuesto por la cláusula 9 del referido contrato”, señala escuetamente el telegrama enviado por la Secretaría de Estado al Correo.

Según el contrato, ese telegrama puso en marcha un período de 180 días para proceder a la rescisión del contrato.

Fuentes del MGAP citadas por El País informaron que hasta el día lunes 21 eran casi 1.500 los productores ganaderos que realizaron pedidos que nunca recibieron, indicaron los informantes.

El matutino recuerda que el paro de actividades que realizó la Asociación de Funcionarios Postales del Uruguay (AFPU) empezó a fines de setiembre del año pasado y finalizó en diciembre. Durante este tiempo los trabajadores resolvieron no realizar horas extras, no enviar encomiendas al exterior y tampoco aceptar cartas certificadas y que desde entonces había incertidumbre en los productores respecto de cuándo el sistema iba a quedar al día y se terminarían los atrasos en las entregas de las caravanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *