- Economía, Ganadería

Sierras de los Caracoles: sistema de recría intensiva prevé merma de capital del 40% por sequía y baja de precios

“La Manchega”, un establecimiento ganadero de Sierra de los Caracoles, en Maldonado, reconocido por su sistema de recría intensiva, básicamente para la cuota 481, prevé una caída de capital del entorno del 40 por ciento a causa de las pérdidas ocasionadas por la sequía y de las variaciones del precio de la carne.

Hora del Campo habló esta mañana con el Dr. Mauricio Rodríguez, titular de los  Establecimientos “La Manchega, Sierra redonda y Terrazas”, ubicados en Paraje Sierra de Caracoles, Maldonado, donde se realiza un negocio de recría intensiva para la Cuota 481 e invernada, sobre un 50% de área mejorada.

Rodríguez comenzó refiriéndose al impacto de la sequía, que afectó la zona del emprendimiento de forma relevante. “Esta seca fue la más grande de los 25 años; en la primavera solo llovieron 70 milímetros. Estuvo espantoso. Los campos estaban prendidos fuego y ello reciente todo lo que son indicadores productivos”, explicó.

Rodríguez dijo que esa situación se revirtió ya que en enero llovieron en la zona unos 140 milímetros en el mes de enero y 280 milímetros  en febrero: estamos hablando de 420 milímetros “en poco más de un mes”, resaltó el productor.

“A diferencia de lo que son negocios urbanos, como puede ser un kiosco o un almacén, con el campo pasamos de una sequía a una inundación, o de tener precios históricos como a fines de 2019 o a una catástrofe como en algún momento del año pasado”, consideró al respecto.

Dijo que el negocio de la cabaña está siendo “desafiado por el negocio en sí y por el clima”, y destacó que “nosotros estamos previendo una caída del ingreso del capital, para este ejercicio, del 40 por ciento, entre la sequía y el impacto de la variación de los precios”.

 “Nosotros tenemos una composición de costos bastante estables y los costos de estructura no ha cambiado. Es decir, los costos fijos no han variado mucho, lo que sí han cambian mucho son los costos variables y en el campo tenemos que adaptarnos a las circunstancias del momento. No queremos dejar de invertir. Cuando pasa un temporal uno tiene que adaptarse lo antes posible variado son los costos para ponerse en carrera de nuevo”, dijo.

Al respecto resaltó: “Cuando tú compras un ternero a 240 o 245 dólares y terminas vendiendo un novillito para corral a 1,60,  por más que metas 240 kilos de carne por hectárea, absorber esa diferencia de precio es muy complicado”.

En tal sentido, consideró que las empresas deben “adaptar las estrategias de ganadera a las realidades de los precios”.

Las siguientes fueron sus declaraciones a Hora del Campo, en la entrevista realizada por “Polilla” Abella:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *