- Economía, Ganadería, Internacionales

Tras descenso de consumo en 2020, la UE advierte leve descenso de la producción de carne vacuna y ovina en 2021 en esa región

Un nuevo “Informe de Previsiones” sobre el mercado y la producción cárnica de la Unión Europea correspondiente a la primavera de 2021 estima que se producirá un descenso en la producción de carne de vacuno y ovino, mientras que los sectores de porcino y avícola de carne mostrarán comportamientos algo más favorables.

Sobre la producción de carne vacuna el informe concluye que durante 2020 la producción de la UE disminuyó un 1,2 % principalmente como consecuencia de los cambios en Italia, España, Rumanía, Austria y Bélgica. “En 2021, se espera que continúe el descenso en un 0,9%, debido a los ajustes estructurales del sector, la continuación de las medidas COVID-19 en muchos países de la UE y la escasa demanda de los servicios de alimentación”, agrega.

Destaca, asimismo, que “el consumo de carne de vacuno disminuyó a 10,3 kg per cápita en 2020 (-2,5 %), y esta tendencia puede continuar en 2021 en un -1 %, a pesar de la recuperación de la demanda en el segundo semestre de 2021 suponiendo una reapertura progresiva de los restaurantes y el retorno del turismo”.

“Las exportaciones de carne de vacuno mejoraron un 1,8 % en 2020, a pesar de la recesión económica. Las exportaciones a mercados de alto valor como Hong Kong, Canadá, Japón, Noruega, Suiza y Estados Unidos han aumentado considerablemente, mientras que los envíos al Reino Unido han disminuido. Se espera que el crecimiento de las exportaciones continúe en 2021 (1 %), limitado por la escasa disponibilidad nacional y la incertidumbre económica. Aunque el Reino Unido ha pospuesto los controles sanitarios y fitosanitarios para las importaciones de la UE hasta el próximo año, el comercio sigue enfrentándose a retos logísticos. Las exportaciones de animales vivos disminuyeron casi un 4% en 2020, a todos los destinos principales. Se prevé una pequeña recuperación en 2021 (+1%), ya que la demanda volverá a aumentar”, sostierne el documento.

Sobre la producción de carne de ovino y caprino de la UE el informe destaca que aumentó un 2 % en 2020, pero augura que este año se produzca un descenso de la producción del 1 % debido a una disminución estructural del tamaño del rebaño durante los últimos años y a un menor número de sacrificios en las explotaciones en Rumanía. “Se espera que esto contribuya a un aumento de los precios internos”, agrega al respecto.

Asimismo, el documento indica que las medidas COVID-19 y el cierre de los servicios de alimentación siguen afectando a la demanda del mercado de carne ovina. “Todavía no está claro cómo afectará esta situación a la demanda estacional para las festividades religiosas de la primavera de 2021”, añadió el trabajo.

Sobre las exportaciones de carne de ovina de la UE, destaca que estas aumentaron casi un 3 % en 2020. “Los mayores volúmenes se dirigieron a Suiza y a destinos clave en Oriente Medio, compensando un descenso de las exportaciones al Reino Unido (-7 %), Libia, Líbano y Turquía. La escasez de la oferta interna y los precios relativamente altos (cordero pesado) podrían conducir a una estabilización de las exportaciones en 2021”, agregó.

Las exportaciones de animales vivos disminuyeron en 2020 casi un 3 % a pesar de la mayor demanda de Arabia Saudí y Jordania. Se enviaron menos animales a Libia y Líbano. Las exportaciones de animales vivos se estabilizarán en 2021 debido a la demanda sostenida en Oriente Medio y a la limitada oferta interna.

Las importaciones de carne de ovino descendieron un 7,2 % en 2020, aunque los envíos australianos a la UE aumentaron. Las importaciones del Reino Unido disminuyeron en la primera mitad de 2020, pero esto se compensó en parte por una segunda mitad más favorable, terminando en 8 % sobre una base anual. Las importaciones de Nueva Zelanda bajaron (-9 %) debido a las condiciones climáticas desfavorables, a los mayores costes de envío y a los mercados más atractivos de Asia. Es probable que esta situación continúe en 2021, lo que supondrá un recorte adicional de las importaciones del -3 %, a pesar de los atractivos precios nacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *