- Economía, Editoriales, Internacionales, Politíca

¿Cerco ideológico a la Hidrovía Paraguay-Paraná?

 En un editorial publicado ayer miércoles la revista paraguaya “5días” se expidió sobre algunos “ideologizados” intentos, surgidos en la Argentina, para estatizar los canales logísticos de navegación de los ríos Paraná y Paraguay, por donde circula el 95% de los productos del comercio exterior del país guaraní. Reproducimos a continuación el editorial, por considerarlo de interés para nuestros lectores.

El transporte de cargas por los ríos Paraná-Paraguay canaliza el 95% del comercio exterior paraguayo, todo con esfuerzo e inversión privada.

En ciertos ambientes argentinos, sobre todo los de alta toxicidad ideológica, se insiste en que la función de mantener los canales logísticos de navegación de los ríos Paraná y Paraguay debe ser recuperada por el Estado, rescatándola de manos privadas en una suerte de “estrategia de soberanía nacional”. Ojo con este enfoque.

Desde que los ríos Paraguay-Paraná-La Plata se integraron en el complejo llamado Hidrovía, el transporte fluvial no dejó de crecer y hoy por esa supercarretera acuática circula el 95% del comercio exterior paraguayo.

Tanto las cargas a granel como las contenerizadas, las líquidas, las gaseosas y las refrigeradas han generado convoyes especializados y funcionales que estandarizan costos y generan una corriente continua de comercio. En tierra, las terminales portuarias han adquirido una elasticidad nunca imaginada antes, con equipo altamente tecnificado y personal apropiado para estas operaciones. Todo eso ha sido posible gracias a masivas inversiones privadas que sacaron el tráfico fluvial del siglo XIX y lo proyectaron al futuro.

Eso es lo que los enclaves jurásicos de la baja política argentina quieren dinamitar. Han olvidado que la abrumadora mayoría de las navieras argentinas prefirieron emigrar al Paraguay acosadas por las mafias sindicales portuarias y por un Estado voraz que antepone a la eficiencia operativa, la recaudación extrema para sostener el demencial clientelismo político que alimenta la casta de políticos corruptos y parasitarios.

El extravío de los aventureros ideológicos argentinos que operan para “estatizar” la Hidrovía tal vez esté lejos de lograr su propósito. Pero hay que estar atentos. No olvidar que hoy son poder en Argentina y su capacidad de daño está intacta. No vayamos a toparnos con alguna sorpresa desagradable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *