- Economía, Internacionales, Politíca

El crecimiento de la acuicultura y el consumo de pescado: una alternativa productiva aprovechable

El Ingeniero Agrónomo y Director ​del Programa​ de Bioeconomía de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, Fernando Vilella, escribió un detallado informe para el área de información agropecuaria de Radio Mitre (“Mitre y el Campo”) de Buenos Aires, sobre el desarrollo de la producción acuícola y el consumo de pescados a nivel mundial.

En su artículo, el experto puso en evidencia las oportunidades que visualiza para el desarrollo de la acuicultura en el vecino país: dadas las similitudes geográficas y de potencial productivo de ambos países, consideramos de interés reproducir la nota textualmente:

China es la gran potencia acuícola, en los últimos años pasó de producir 15 a 50 millones de toneladas de peces, lo que representa más del 60 % del total mundial

En 2018 según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se produjeron 32 millones de toneladas de plantas acuáticas como las algas y 156 millones de toneladas de pescado para el consumo humano directo proporcionando a 3.300 millones de personas el 20 % del consumo medio per cápita de proteínas de origen animal.

FAO define al pescado en sentido amplio ya que además de los peces incluye alimentos acuáticos como los moluscos (ostras, mejillones…), los crustáceos (langostinos, cangrejos.) y otros animales acuáticos, pero excluye a los mamíferos acuáticos, los reptiles, las algas y otras plantas acuáticas.

Según la FAO de 1990 a 2018, aumentó 14% la producción mundial de pesca de captura (un tercio destinado a preparados y aceite de pescado), 527% la de acuicultura y 122% el consumo total de pescado para alimentación.

En 2018 es la primera vez que la acuicultura genera un mayor porcentaje en el pescado consumido por humanos que la captura por pesca. De esos 156 millones de toneladas, unos 20,5 kg per cápita a nivel global, 51 millones son de producción continental de agua dulce y 31 en ambientes marinos.

Hay diferentes formas de hacer piscicultura, la continental es la realizada en piletas construidas de diversos materiales o el uso de una laguna artificial de muy diferentes tamaños y tecnologías de alimentación, también el uso de los lagos generados por represas como es el caso de las truchas argentina en Neuquén/Rio Negro. En el mar suelen ser jaulas que flotan, el ejemplo es el salmón noruego o chileno. Sobre la cría en jaulas en el mar hay un debate sobre el impacto ambiental que la provincia de Tierra del Fuego resolvió controvertidamente cerrar permitiendo solo la cría de salmón en continente.

Los pescados desde siempre han sido la proteína animal más consumida por humanos, lo que cambio es el origen siendo la acuicultura la producción que más crece, superando a la carne aviar y porcina. Esa diferencia se asienta en la insuperable tasa de conversión de 1,2 kg de alimento para producir uno de pescado. En el caso del pollo es de 1,8 y en cerdo de 2,8 kilos de alimento por uno de animal. Es el biológicamente más eficiente.

En una visita a un establecimiento con acuaponía en el desierto del Neguev en Israel pregunté porque en uno de los lugares más secos del mundo producían peces, me dijeron porque son los únicos que no toman agua. Algunas mediciones aun escasas también muestran que frente a otras producciones son las que tienen menor huella ambiental.

Un rol importante de la acuicultura es colaborar en el sostenimiento de las poblaciones naturales de peces en los mares debido a la gran presión de la pesca sobre ella, destacándose que en 1990 el 90% de las poblaciones de peces estaban dentro de los niveles biológicamente sostenibles y en 2017 se pasó al 65% ; y en 2018 fue el año récord de capturas marinas.

En 2018 había al menos 59,5 millones de personas trabajando en el sector primario de la pesca y de los cuales 20,5 eran de la acuicultura. En pesca hay 4,6 millones de embarcaciones de todo tamaño.

Asia en acuicultura el  88,70 %, seguido de América con tan sólo un 4,63 %, Europa el 3,75 %, África el 2,67 % y Oceanía el 0,25 %. Los peces más producidos son los vegetarianos o omnívoros que consumen alimentos balanceados semejantes a pollos y cerdos en base a maíz y soja. Las diversas carpas son el 40% las tilapias el 10%; mientras que aquellos de mayor lujo y para los cuales hay que pescar para sus raciones ya que son carnívoros, como los salmones son solo el 4,5% y las  truchas el 1,6% .

China es un actor relevante en acuicultura. Desde siempre han cultivado carpas en pequeños cuerpos de agua familiares combinados con patos, generando junto a algún cerdo una producción diversa que aprovecha todos los desechos, una producción de economía circular. Hoy produce 48 millones de toneldas (tn), el 58 %. Recordemos que en carnes bovinas nuestra producción es de 3 millones de tn.

Producción en Argentina.-

En Argentina según el MaGyP, continúa siendo una actividad sin valores de producción relevantes sus 2600 toneladas son solo el 0,0039 % en la producción a nivel mundial, Chile el 1,5%, 385 veces más . En 2014 había sido el récord con 4.000 toneladas. Que se produce en Argentina: Truchas 1.202 tn , pacú 1.063 tn, carpas 104, surubí 87tn, salmón de río 55,00 tn, tilapia 23,70 tn, ostras 15 tn dorado 12,39, boga 9,63, ranas 8,60, sábalo 7,66, mejillones 4,00 tn. Las truchas en el sur y el resto de las nativas en el litoral

Hay una originalidad en la rotación arroz-pacú que se basa en que producir en un mismo lote un ciclo de cultivo de arroz seguido de uno de peces con para el cultivo de arroz ya que los pacus comen los caracoles (plaga muy importante en arroz), fertilizan con sus heces y comen las semillas de las malezas produciendo un arroz “diferenciado”. Los peces se benefician con la infraestructura del campo de arroz, la disponibilidad y manejo del agua, abundante alimento natural, se evita el uso de antibióticos y promotores de crecimiento. Otro sinergismo en los sistemas de acuaponia, que unen un módulo de hidroponía, donde bacterias transforman las excretas de los peces en nutrientes para las plantas, habiendo cada vez más las producciones familiares para autoconsumo que aplican sistemas acuáponicos.

En Argentina el consumo de pescado es de unos 5 kg per cápita, debido al alto consumo de las carnes bovina, hoy combinada crecientemente con el pollo, el cerdo, el cordero todas sumadas son 120 kilos que cada argentino consume en promedio por año, solo superada por EEUU, equiparada a Australia y Nueva Zelandia.

En pesca hay que aprovechar mejor los dos tercios del territorio nacional que es la Pampa Azul, como cuidando los pescados expoliados por otros países, así como usando el 50 % del volumen pescado que es desechado y puede generar múltiples productos. En acuicultura tenemos territorio, agua, climas adecuados, granos para alimentación siendo una de las potencialmente mejores alternativas para esa Vaca Viva tan potente y generadora de oportunidades que está a la espera de estadistas que la liberen.

Vilella es Ingeniero Agrónomo, Profesor Titular Cátedra de Agronegocios y Director ​del Programa​ de Bioeconomía de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires – Artículo divulgado por Mitre y el Campo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *